La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta historia tiene ya muchos años, sucedió en un país Sudamericano,  es real pero la foto, nombres y país han sido cambiados para mantener el anonimato de las personas.

 

Capitulo 1º

El Gringo

 Una vez  hace ya bastantes años recibí el llamado de un norteamericano que hablaba español medianamente.

Fui al hotel en Caracas en donde se encontraba hospedado y vi que era un hombre mayor de 80 años,  de nombre  y apellidos extraños,  conversamos en el comedor del hotel, saca de su casaca una hojas que había escrito detallando punto por punto en español, relataba desde las hojas que más tarde me dio como antecedentes y me comenta su caso en palabras que  realmente entendía poco.

El  conoció hace más de 40 años a una mujer Cubana con al cual  se  caso, vivió  y tubo hijos norteamericanos, todos ya mayores de edad con familias formadas, cuenta el, eran muy felices el junto a su esposa y cada uno de sus hijos aún lo son en sus respectivas familias.

 Su esposa  en ese momento, en la fecha en que sucedió el caso, tenia más de 70 años  y  dice el aún no comprender que sucede.

Me comenta que el la saco de una mala vida que llevaba en EEUU. cuando joven y la amaba mucho, aprendió español con ella, eran como todo matrimonio con sus altos y bajos.  

En una de sus tantos viajes de su esposa a Cuba a visitar a su familia, ella conoció a un Venezolano del que se  enamoro y se vino a acá a Venezuela, hace un año aproximadamente.

El dice esta secuestrada, engañada, no puede comprender que haya dejado toda una vida y su familia atrás.

Respecto a la información de quien es la persona con quien se vino sólo tenia un apodo y que trabajaba en aguas, según el cerca de donde yo vivía, temas que pronto me di cuenta que eran sólo supuestos. 

Luego nos despedimos y quedamos en contactarnos por teléfono.

La investigación era más bien compleja  pero no es  costumbre dejar sin respuesta a nuestros cliente  y mucho menos dejaría a este hombre  de avanzada edad en esa situación.

Identificar quien era el del apodo y su trabajo en agua tardo bastante, hice una relación de apodos con cientos de correos electrónicos  y relación de profesiones con una posible actividad en agua.

Bueno después de algunas semanas logre averiguar el nombre de una lista ya reducida a tres y uno de ello era  ingeniero que trabajaba en un proyecto de agua rural, lo que nos dio el numero ganador de inmediato. pronto encontré la familia de es hombre, pero el se encontraba a miles de km de ahí. Luego de saber donde estaba para lo que ya tenia una posible ubicación planificamos una estrategia de verificación en terreno lo que dio resultados.

Después de buscar en toda la  república ya tenia  al personaje, era un hombre un par de años menor que ella y efectivamente se encontraba con la esposa del Norteamericano, ya conviviendo  juntos, con un perro de mascota dentro de la casa y con un paisaje de ensueño en una isla del Litoral, un tanto lejana.

La verdad a  esas alturas era poco probable que la mujer quiera volver a  EEUU, realmente estaba feliz, el paisaje, todo le gustaba. Sin intervenir nunca con los involucrados me entere pronto de esta realidad.

¿Ahora como le comento esto al esposo?...  Bueno la información le fue entregada y el tardo un poco en comunicarse de nuevo,.

Hasta que me llama un policía desde la Isla donde se encontraba esta nueva pareja de amantes, para consultar a mi de la situación, ya que en el informe que el tenia estaba mi nombre y el tenia los datos que yo había aportado a mi cliente, el Americano.

El policía me relata que ella ingreso al país con visa de turista y al momento no esta infringiendo una ley, su ingreso es legal y no hay motivo para extraditarla como había solicitado el Norteamericano mediante la embajada. Esta dentro de los plazos y queda solo esperar.  Me consulta que más podemos hacer y llegamos a la conclusión que realmente no se podía hacer mucho, me comenta que hará el informe de la situación por escrito según el requerimiento.

La verdad es que a esas alturas que no tenia que proponer a mi cliente más que un acercamiento a la persona, su esposa, pero con un motivo claro, el que al momento no estaba.

Más tarde supe por llamada de mi cliente, que la respuesta de Policía no fue positiva para el lo que ya era casi obvio.

Es un triste final para una persona mayor pensé yo, este hombre no se merece esto, pero no soy quien para juzgar, libre albedrío es ley divina y contra eso no  tenemos alternativa. O tal vez, pese...

 

Si quieres saber los detalles y el desenlace de esta historia puede solicitar el link del libro de un Detective privado.

Esta Historia continuara....